fbpx

La Dama Barbuda

Galería Irreverente

Freaks

EL HIRSUTISMO

Entendido como el crecimiento excesivo de vellos en la mujer en lugares donde es típico hallarlo en los hombres: barba, tórax, muslos, espalda; junto a irregularidades anómalas en el periodo menstrual, el hirsutismo suele estar asociado -de manera natural- a tumores en las glándulas suprarrenales, la hiperplasia suprarrenal y el síndrome de los ovarios poliquísticos, o –químicamente-, a la intoxicación farmacológica con difenilhidantoína o con damazol y a tratamientos con testosterona.

El hirsutismo puede padecerse desde el nacimiento o puede aparecer en cualquier momento de la vida de la mujer. Su existencia no suele afectar la función normal de los ovarios ni la condición sexual de las féminas.

LA BARBA
La barba es un atributo asociado históricamente al género masculino. Su utilización aporta virilidad y sabiduría a la imagen del hombre y contribuye a reforzar su imagen centrípeta de la sociedad. Tanto es así que algunos líderes y monarcas lampiños de la historia usaban algunos aditamentos postizos.

LA MUJER BARBADA

Hatchepsut fue hija del faraón Tutmosis I y contrajo nupcias con su medio hermano Tutmosis II. Este murió joven y el hijo, Tutmosis III, que había tenido con una concubina era solo un niño. Entonces, Hatchepsut, apoyada por la clase sacerdotal hizo jurar a estos que el dios Amón había descendido del cielo y la había convertido en hombre y coronado como uno de los faraones de la Dinastía XVIII de Egipto. En consecuencia, ella portaba la barba imperial postiza en las ceremonias y en todas sus representaciones.Hatchepsut fue hija del faraón Tutmosis I y contrajo nupcias con su medio hermano Tutmosis II. Este murió joven y el hijo, Tutmosis III, que había tenido con una concubina era solo un niño. Entonces, Hatchepsut, apoyada por la clase sacerdotal hizo jurar a estos que el dios Amón había descendido del cielo y la había convertido en hombre y coronado como uno de los faraones de la Dinastía XVIII de Egipto. En consecuencia, ella portaba la barba imperial postiza en las ceremonias y en todas sus representaciones.

LA MUJER BARBUDA

La Virgen-mártir portuguesa Santa Librada surge de una mezcla de historias populares: a veces se llama Liberata y, a veces, Wilgefortis. Según la leyenda luso-germana, ella vivió entre 119 y 139. Se dice que es una de las hijas nonellizas del Rey de Gallaecia y Lusitania y estaba prometida en matrimonio al rey moro de Sicilia. En rebeldía, Wilgefortis dejó de comer y se volvió anoréxica, hizo votos de castidad y, finalmente, imploró a Dios que la convirtiera en una criatura repugnante. Dios le concedió una hermosa barba: esto alejó al pretendiente y enfureció a su padre quien la hizo flagelar y crucificar. Por ser una Santa barbuda, nunca ha sido canonizada.


Brígida del Río parece haber nacido en Peñaranda de Bracamonte, provincia de Salamanca, España, en 1540. Desde entonces fue nombrada “la barbuda de Peñaranda” y se ganaba la vida cobrando por mostrarse en público a los nobles. En 1590, el pintor Juan Sánchez Cotán (1560-1627) realizó el retrato que hoy forma parte de la colección del Museo del Prado; aunque no está expuesto al público.

Helena Antonia de Lieja, nació en la ciudad de Lieja en 1582 en el seno de una familia pobre. De estatura baja, a los 9 años comenzó a salirle la barba y sus padres se la cortaron y donaron a Ernest, obispo de Lieja, duque de Baviera y arzobispo de Colonia. Este la presentó a su hermana María de Austria (1528-1603), la Emperatriz del Sacro Imperio y Reina consorte de Hungría y de Bohemia y su vida se transformó. En 1599, desapareció su menstruación por completo y su barba creció hasta la cintura. También formó parte de la corte de Constancia de Habsburgo (1588-1631), Reina de Polonia y visitó Wroclaw (Breslau) en 1621. La pintura anterior fue encargada en 1631 para que formara parte del gabinete de curiosidades de la parroquia protestante de Santa María Magdalena de Wroclaw.

Magdalena Ventura, nació hacia 1580 en Accumoli, pueblo de la región de los Abruzzos, en Italia. A los 37 años le comenzó a crecer la barba junto a otros signos de masculinización como la calvicie y la voz grave. El Virrey de Nápoles se enteró de su existencia y la invitó a su palacio de Nápoles en 1631 para que José de Ribera (1591-1652), su protegido, la pudiera retratar. En la obra “Maddalena Ventura con il marito e suo figlio” aparece ella amamantando al menor de sus tres hijos, junto a su esposo Felici di Amici. Esta pintura puede verse en el Museo del Prado.

Josephine Clofullia (1827-1875) nació con hirsutismo y, según dicen, a los ocho años tenía una barba de cinco centímetros. Desde entonces, fue exhibida por su padre por varios países europeos. Se casó y tuvo un hijo, Albert -también hirsuto-, que la acompañaba en sus presentaciones. Estando en Francia se recortó la barba imitando la del emperador Napoleón III (1808-1873) a quien le gustó esa parodia y le obsequió un gran diamante. Viajó a Estados Unidos y se unió al circo de Phineas Taylor Barnum (1810-1891) hasta su muerte. En 1853, fue denunciada por fraude. Pero, el tribunal que la examinó verificó su condición femenina.

Julia Pastrana, nació en Sinaloa, México en 1834 con hirsutismo unido a una hiperplasia gingival expresada en el crecimiento desmedido de las encías, lo que le aportó una mandíbula prominente y acentuada. Rápidamente se convirtió en una rareza de espectáculo circense estadounidense. Presentada como “la mujer más fea del mundo”, Pastrana era una muy buena bailarina de una voz ducísima con la cual cantaba en tres idiomas. Desgraciadamente, en 1857 se casó con su empresario Theodore Lent. Mientras su gira europea la llevaba a Rusia, salió embarazada y, en 1860, durante el parto murieron ella y su hijo. Su esposo los hizo embalsamar y los expuso hasta que perdió la cordura. Los cuerpos fueron a parar a escuelas de medicina en Noruega -y exhibidos hasta la década de 1970 entonces, fueron a parar a almacenes agrícolas donde el niño fue consumido por roedores hasta que, en 2013, los restos de Julia fueron repatriados y enterrados con honores en su ciudad natal.

Annie Jones nació en 1865 en Virginia y, según su madre, nada más nacer ya tenía pelo en la barbilla. El vello facial se intensificó mientras crecía y sus padres la llevaron al circo Barnum para que la mostraran en su espectáculo. La niña hizo su debut en Nueva York en 1866. Su número mostrando su barba al público la hizo tan popular que acabó siendo llamada la mujer barbuda de Barnum. A los 15 años se casó, en contra de sus padres, con un trabajador circense llamado Richard Elliot y se divorciaron en 1895. Se volvió a casar con William Donovan y se fue a Europa formando su propio espectáculo. Cuatro años después enviudó y regresó al circo Barnum. En 1902, la espigada Annie Jones moría de tuberculosis.

Clattaux Clementine nació el 5 o el 6 de marzo 1865 en Chaumousey, Francia. Fue en su pubertad que el hirsutismo hizo presencia en su rostro; pero ella lo afeitaba regularmente. El 25 de abril 1885, se casó con el panadero Joseph Delait. En 1901, ella y su marido asistieron a una feria en Nancy en la que oyeron anunciar a una “mujer barbuda”. Clementine accedió a una apuesta, se dejó de afeitar y se rehusó a aceptar el dinero ganado. En cambio, lució desde entonces una hermosa barba rizada detrás de la barra de su taberna. Posó para varios fotógrafos y se convirtió en una estrella. Durante la primera guerra mundial, se convirtió en la imagen de la Cruz Roja. En los años 1920 rechazó e inició trabajar en el circo Barnum e inicia un periplo europeo hasta la muerte de su esposo en 1918. Abrió un cabaret propio y se convirtió en la estrella del show hasta su muerte en 1939. Su epitafio en Epinal reza: “Aquí llace Clementine Delait, la mujer barbuda”.

Escribe tu mensaje
💬 Necesitas ayuda?
Hola👋 Te podemos ayudar?